Sensor de posición de la válvula EGR – Sensor EVP

El sensor de posición de la válvula EGR (Sensor EVP por sus siglas en inglés “Valve Position Sensor”.) Se encarga de detectar la posición de la válvula de recirculación de gases de escape con la mayor exactitud posible. La válvula EGR fue implementada debido a que desde hace un largo tiempo se ha realizado el mayor esfuerzo para proteger el medio ambiente; de aquí sale la idea de ésta válvula, ya que se comenzó a instalar para regulación de gases de escape.

Este permite que una parte específica de gases de escape que circulen hacia las cámaras de combustión junto con la mezcla del carburante; la dilución de la mezcla carburante conlleva que baje la temperatura promedio dentro de las cámaras. Así se reduce la emisión de óxidos de nitrógeno en gran medida y previene el cascabeleo del motor.

Sensor EVP

¿Qué es el sensor EVP?

El sensor EVP (Sensor de posición de la válvula EGR) es un dispositivo electrónico el cual tiene cierto parentesco al sensor TPS (sensor de posición de aceleración) cuando del funcionamiento hablamos. Se trata de un potenciómetro lineal que posee tres líneas distintas: Una línea de tierra, una línea de señal y un positivo. El extremo positivo puede tener un voltaje de 5 V o 12 V. En los sensores de esta clase, la línea de tierra y la alimentación positiva del ECU no induce a un transductor. Éste es un elemento anticontaminante y que al estar averiado puede causar algunos problemas, especialmente en motores diesel.

¿Para qué sirve el sensor de posición en la válvula EGR y cómo funciona?

Es utilizado para conocer la posición de la válvula de recirculación de gases de escape. Éstas fueron creadas por la necesidad de lograr un control más efectivos relacionados a los gases emitidos por la combustión. Los sistemas de válvulas electrónicas trabajan con mecanismos controlados por sensores y potenciómetros. Esto debido a que así puede verificar que todo vaya tal como lo indican ciertos parámetros de carga, velocidad, temperatura, etc.

El sensor EVP confirma que la válvula EGR responde correspondientemente a la posición que el ECU le ha dado anteriormente. Puede dar información valiosa cuando la válvula está pegada o se encuentra haciendo su trabajo de forma lenta. Para verificar la posición de la válvula EGR de forma exacta, el sensor EVP envía información al módulo de control del motor. El módulo se encargará de ver la posición que tiene la válvula EGR. Así verifica que se encuentra realizando su función de forma correcta.

Ubicación del sensor EVP

La ubicación, tamaño y forma de éste sensor puede variar de acuerdo a las especificaciones de cada automóvil. Se recomienda consultar el diagrama del manual de servicio del vehículo para tener la ubicación específica.

La válvula EGR, en cambio, se ubica entre el colector de admisión y el colector de escape.

Funcionamiento del sensor EVP

El sensor supervisa la localización de la válvula; con ésta información el módulo de control del motor (EMC) ajusta sus medidas de control para mejorar el funcionamiento del sistema EGR.

Los cambios de resistencia eléctrica que son registrados por el sensor tienen relación directa con la movilización del vástago de la válvula del sistema EGR. Si ésta válvula se encuentra cerrada, entonces el sensor EVP detecta resistencia máxima. Cuando se abre la válvula, la resistencia baja hasta alcanzar su valor mínimo cuando está totalmente abierta.

Fallas comunes y soluciones del sensor EVP

Ya que éste sensor funciona reiteradamente, es propenso a desgastarse o presentar fallas electrónicas internas. Cuando el sensor EVP está malo, se ve afectada la operación de la válvula EGR en general; esto genera que el automóvil aumente las emisiones, llega a provocar fallas en el motor e incluso impide que pueda arrancar.

Dificultad para que el motor arranque cuando se encuentra frío

Comúnmente cuando el sensor EVP no funciona adecuadamente se obtiene un rendimiento disminuido al arrancar el frío. Una vez falla, el sensor le envía una falsa señal al ECM, este no está al tanto de que la información no es precisa y ajusta la válvula EGR como consecuencia. El arranque es afectado y puede producir ralentí en vacío, fallas al encender el motor o bajas en las RPM del motor.

El vehículo no pasa la prueba de emisiones

La válvula EGR y el sensor EVP son elementos cruciales en el control de emisiones de un vehículo, por lo que puede suceder que un sensor dañado resulte en una prueba de emisiones fallida. Éste desperfecto en el sensor hace que el automóvil aumente las emisiones de monóxido de carbono.

Otras fallas en el sensor de posición EVP

Las fallas mencionadas con anterioridad no son las únicas, también se pueden observar otros problemas cuando el sensor está funcionando mal. Estos son:

  1. El motor no funciona adecuadamente.
  2. Expulsa humo negro.
  3. El vehículo intenta detenerse.
  4. Se presenta jaloneo.
  5. El convertidor catalítico se sobrecalienta.

Soluciones a las fallas del sensor

Los sensores no son dispositivos mecánicos sino electrónicos. Esto quiere decir que o funcionan o no funcionan, tampoco bastará con limpiar el sensor. Si llegase a presentar algún problema o falla es completamente necesario cambiar el sensor o toda la válvula.

¿Cómo probar el sensor para saber si está malo?

Con estos tipos de sensores sucede que cuando el sensor de la válvula EGR está malo, se divisarán señales de advertencia. El primer de los errores que aparece en el tablero es el código de error OBD-II el cual va a iluminar la luz Check Engine, a menudo, ésta es la indicación más temprana de que el sensor EVP requiere reemplazo.

Usando un probador de sensores.

Es posible hacer una prueba al sensor EVP mediante un probador de sensores. Para ello, los siguientes pasos:

  1. Conecta las puntas del aparato al sensor.
  2. Debes identificar en el manual de fábrica cuál es la terminal de voltaje de alimentación, la tierra y la señal con el fin de que conectes de forma correcta las puntas del probador.
  3. Ahora se debe colocar el selector de rango en HIGH y el selector de función se coloca en VOLTS.
  4. Finalmente, verifica que las luces se enciendan de acuerdo se vaya oprimiendo el eje del sensor. Si no es así, entonces se debe reemplazar el sensor.
  5. Comprueba que las puntas del probador no se encuentren aterrizadas entre sí.

¿Cómo limpiar el sensor?

Como se había venido explicando, las fallas del sensor EVP implica a menudo el cambio total o en parte del sistema EGR. Esto incluye el sensor, la válvula o ambas partes. De manera que limpiar el sensor no es la solución para las averías del mismo. Sin embargo, se recomienda verificar su funcionamiento cada 40.000-50.000 km.

Si quieres conocer más sobre todos los sensores del auto, te dejamos algunas reseñas de gran calidad.